La perspectiva de género en la sociedad

Mural de la Universidad Politécnica de Valencia

¿En qué medida la mujer está integrada en la sociedad? ¿En qué medida  se valora de igual modo al hombre que la mujer? ¿En qué medida, en definitiva,  la mujer ha alcanzado la igualdad?  Esta no es una cuestión baladí porque, en pleno siglo XXI, las diferencias entre el hombre y la mujer en todos los ámbitos sociales son abismales. Todas las especialistas en estudios de género, las feministas, profesoras, políticas, periodistas, activistas…están de acuerdo en un punto: el feminismo no ha comenzado todavía.  Uno de los motivos por los que este problema sigue vigente no se debe solo al retraso social al que el Franquismo sometió a España, sino también, sobre todo, a la carencia de postura crítica por parte de las nuevas generaciones de mujeres que, pasivas ante sus derechos, dejan que la sociedad siga moviéndose en base a un modelo patriarcal. Un modelo que, in extremis,  no es más que puro machismo.

Muchos son los ámbitos en los que la desigualdad es notable. En política, parece que la mujer tenga alergia al poder porque, aunque haya contadas representantes políticas con máxima responsabilidad,  en general el acceso de mujeres preparadas a altos puestos es mínimo. En el caso de países vecinos, por ejemplo Túnez, la mujer ha llevado a cabo un papel muy activo en la revolución política y ha conseguido una serie de derechos que la dignifican y que acortan, cada vez más, las diferencias con los hombres.Por otra parte, los medios de comunicación todavía tienen un largo camino que recorrer, pues el tratamiento de muchas noticias todavía se hace desde un patrón masculino. Además, si a eso se le añade que potencian sin escrúpulos un modelo de publicidad en que la mujer se representa como un objeto sexual, el panorama se embrutece aún más. En esta línea, el reconocimiento intelectual de la mujer alberga una serie de injusticias que difícilmente podrán solventarse, respecto a su faceta como escritora o como artista. En este sentido, los grandes galardones literarios, determinados por un jurado privado y, muchas veces, cerrado, pueden estar cargados de subjetividad. Y qué decir en materia de educación, en que la mujer, a pesar de haber accedido a ella con muchos años de retraso con respecto a los hombres, ha conseguido superarles en número, pero, sin embargo, el porcentaje que representa en cargos superiores como cátedras o puestos de doctor es muy inferior.

Mural del certamen Poliniza de la UPV

 Actualmente hay numerosos organismos que luchan por la igualdad de la mujer, desde asociaciones, hasta institutos universitarios. Las especialistas en el estudio de la mujer en cualquier ámbito social insisten en que, sin concienciación, sin mirada crítica hacia la sociedad todavía machista, no se podrán conseguir cambios y, por ello, es necesario actuar desde el ámbito académico, no solo desde la educación primaria, sino también, desde la universidad. Pero el reto no es fácil, la perspectiva de género en la educación, y, por extensión, a largo plazo, en la sociedad,  se topa con problemas como la libertad de cátedra en que profesores se muestran reacios a rectificar sos contenidos docentes. Sin embargo, hay esperanza,  el gran número de proyectos que se están llevando  son un paso para paliar la discriminación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s