Origen

Pocos años antes de que se produjera la muerte de Franco, España comenzaba a convulsionar, a retorcerse sobre ella misma en un intento de reinventarse. La década de los 70, época de agitaciones, es la fecha en la que se enmarcan los primeros debates feministas de carácter sociopolítico. En aquellos años en los que España estaba gobernada por una dictadura, las revoluciones sociales tardaban en calar hondo en la población española, por ello en las instituciones universitarias tardaron en hacerse eco una década más. Con la llegada de la democracia, las reivindicaciones de derechos como el de la igualdad de género fueron ganando terreno hasta que se colaron en ministerios y en el mundo académico. Fue así como en un gran número de centros universitarios españoles se fueron consolidando grupos de académicas empeñadas en revisar un modelo de educación en el que todo giraba en torno al hombre, un modelo androcentristaEl objetivo que perseguían era buscar una nueva perspectiva no sólo teórica, sino también práctica.

Julia Sevilla, profesora de derecho en la Universitat de València y miembro de l’institut Universitari d’Estudis de la Dona, cuenta porqué se fundó el Instituto y lo interesante que resultó encontrar un espacio en el que se tratara de manera multidisciplinar la cuestión del género y las desigualdades. 


Ester Barberá, directora de l’institut Universitari d’Estudis de la Dona, explica cuál fue la semilla inicial que posteriormente daría como fruto los diferentes Institutos de la Mujer a nivel nacional.


En la Universitat de València este grupo de mujeres, entre las que se encontraba Julia Sevilla o Ester Barberá,  que organizaba encuentros de reflexión, llegaron a conformar en 1986 el Seminari Interdisciplinar d’Investigació Feminista. Al haber salido de una fase en la que hablar de los derechos femeninos no tenía cabida, al menos en España, el gobierno también ansiaba poder apoyar estos nuevos proyectos. Proyectos que servirían para asentar las bases de un Estado de derecho democrático. Es por ello que este seminario fue apoyado por el Servei Valencià de la Dona y el Instituto de la mujer del Ministerio de Asuntos Sociales (órgano nacional y de la comunidad para la defensa de los derechos de la mujer).

Tan sólo un año después, en 1987, Valencia consiguió reunir a investigadoras procedentes de seminarios de todo el país en un encuentro al que llamaron Dona i Discurs Científic. En dicho encuentro se establecieron algunos objetivos entre los que destacarían la conexión y coordinación permanente entre investigadoras nacionales y europeas, y mantener ese carácter multidisciplinar que era el verdadero motor del feminismo universitario. Julia Sevilla, por ejemplo, destaca la importancia de establecer, desde que se fundara el instituto, una conexión permanente entre los diferentes sectores de conocimiento.

Con estas bases puestas sobre la mesa y con ayuda de una cúpula de poder liderada por el rector Lapiedra, que apoyaba un cambio positivo en el ámbito educativo, en 1991 se creó el Institut Universitari d’Estudis de la Dona de la Universitat de València. Se levantó como el tercer instituto de la mujer a nivel nacional y uno de los más relevantes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s