La mujer y el deporte

G.Mengual y A. Fuentes, plata en Pekín 2008

El deporte ha sido un elemento más de segregación entre hombres y mujeres. Aunque en las últimas décadas este fenómeno se ha reducido, todavía continúan existiendo un trato diferencial entre el deporte masculino y el femenino. En la sociedad las competiciones de hombres tienen mucho más seguimiento y aceptación que las de mujeres. Cualquier aficionado al fútbol sabe qué equipo ganó la última liga española, el Fútbol Club Barcelona. Pero, ¿cuántos de ellos saben quién se adjudicó el torneo femenino?. Seguramente muy pocos. En el plano individual, los amantes del deporte conocen a Rafa Nadal, Pau Gasol, Fernando Alonso o Alberto Contador. Si nombramos a Virginia Ruano, Gemma Mengual, Leire Olaberria o Anabel Medina , ¿cuánta gente puede reconocer a estas deportistas en televisión?. ¿Alguien sabe qué deporte practican? Todas ellas obtuvieron medalla en los Juegos Olímpicos de Pekín 2008.

Los medios de comunicación juegan un papel fundamental en el tratamiento marginal que reciben las deportistas españolas en la sociedad. Los programas deportivos de radio y televisión, así como la prensa escrita dedican un espacio muy reducido para el deporte femenino. Incluso en muchas ocasiones no  recibe ninguna mención. Marca y AS, los dos principales diarios deportivos de España, apenas informan sobre las competiciones de mujeres. Estos periódicos solo dedican, con suerte, una o dos páginas – de 60- para este tipo de información. Además, las noticias sobre las féminas quedan reducidas al fútbol o a competiciones muy concretas. En los periódicos generalistas su espacio para la sección deportiva es muy reducido, y en estas cinco o seis páginas en muy pocas ocasiones hay hueco para las mujeres.

Las diferencias económicas entre uno y otro sexo en el mundo del deporte son abismales. Mientras un futbolista de nivel medio de la liga española puede llegar a cobrar 100.000 euros al mes, el sueldo de una mujer de su misma condición no supera los 1.500 euros. Aunque este es un caso extremo, las diferencias son evidentes en todos los deportes. El Gobierno tampoco ayuda a reducir estas desigualdades. Como indica Carles Fons,  miembro de la Asociación Generattac, la mayor parte de las subvenciones se dedican a los deportistas varones.

Los clubes deportivos, en parte, no se han conjurado para intentar relanzar el deporte femenino. Muchos clubes españoles de fútbol y baloncesto cuentan con secciones de hombres y de mujeres. Sin embargo, sus sitios webs apenas informan sobre el equipo de féminas. El Levante Unión Deportiva, por ejemplo, cuenta con uno de los mejores conjuntos femeninos de España. Sin embargo, en su página web la mayor parte de información publicada hace referencia al equipo masculino. Lo mismo ocurre con otros clubes como Athletic de Bilbao, FC Barcelona, Espanyol, Rayo Vallecano o Valencia. Si el usuario da un paseo por estas webs podrá comprobar que la sección femenina juega un papel secundario.

Las deportistas españolas deberán seguir luchando para hacerse un hueco en la sociedad. Aunque en la última década se han producido avances en este sentido, los aficionados continúan viendo con mucha distancia el deporte femenino. Clubes, gobiernos y los propios aficionados deberán remar juntos para tratar de reducir estas diferencias que son muy negativas para el deporte.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s